Ocho años después, el mejor final de Final Fantasy sigue teniendo un gran impacto


La hermandad es un tema tan abierto en Final Fantasy XV que es el titulo del juego anime precuela de cinco episodios. Un caso atípico en una serie que normalmente aprovecha elencos amplios y diversos, FF15 en cambio, se centra por completo en un viaje por carretera con cuatro muchachos. Pasan la mayor parte del tiempo paseando en un descapotable, haciendo turismo, descubriendo nuevas recetasy acampar. En el camino, hay muchas bromas dignas de queja, selfies incómodas y halagos afables.

La trama es un desastre demasiado serio con algunos giros desconcertantes y una escritura torpe, y la experiencia momento a momento suele ser tonta: un grupo de hermanos pasando el rato haciendo cosas. Resulta que uno de ellos es el Rey Verdadero destinado a sacrificarse para librar al mundo de un gran mal.

Al final, has pasado docenas de horas con el Príncipe Noctis y sus guardias privados/mejores amigos Gladiolus, Ignis y Prompto mientras todos avanzan hacia esta inevitable y desgarradora tragedia. FF15 gana uno de los mejores finales en la historia de los videojuegos debido a su dedicación a expresar lo masculino camaradería. Más de ocho años después del lanzamiento inicial del juego, hay una escena en particular que se me ha quedado grabada.



Source link