El director Renny Harlin habla sobre la nueva película de acción The Bricklayer


Próximamente, el editor en jefe Tyler Treese habló con el director de The Bricklayer, Renny Harlin, sobre la película de suspenso y acción protagonizada por Aaron Eckhart y Nina Dobrev. El veterano director habló sobre su enfoque de la acción y de no caer en tropos. La película ya está disponible en formato digital y a través de plataformas de vídeo bajo demanda.

“El Albañil sigue a un insurgente rebelde que chantajea a la CIA asesinando a periodistas extranjeros y haciendo parecer que la agencia es responsable”, se lee la películaLa sinopsis de. “A medida que otras naciones comienzan a volverse contra Estados Unidos, la CIA debe sacar a Steve Vail (Eckhart), su agente más brillante y rebelde, de su retiro. Con un conjunto de habilidades letales y de élite, Vail tiene la tarea de ayudar a limpiar el nombre de la agencia, lo que lo obligará a enfrentar su pasado accidentado mientras desentraña una conspiración internacional.

Tyler Treese: Un aspecto que encontré realmente interesante fue que el personaje de Aaron Eckhart no está en su mejor momento. Ha estado fuera del juego por un tiempo en estas escenas de pelea. No es sólo un completo idiota. ¿Puedes hablar sobre tu enfoque de estas escenas de lucha?

Renny Harlin: Quería volver a las películas con las que crecí y amaba. A partir de los años setenta, ya sabes: Don Siegel, Sam Peon. Estrellas como Clint Eastwood y Steve McQueen. Crea un personaje que sea entretenido de ver pero que esté muy arraigado en la realidad. Siempre he buscado una violencia realista en el marco de las películas. Las películas siempre son un poco extravagantes en cierto modo. Pero quería crear acción y violencia que se sintiera real y tuviera consecuencias reales. Así que las personas realmente resultan heridas cuando reciben puñetazos, patadas o disparos.

Es sangriento. Está sudoroso. Está sucio. Ese fue mi enfoque. No superhéroes, sino personas con las que puedes hacerlo. Puedes identificarte con el dolor que atraviesan. El personaje de Aaron, por supuesto, ha estado a la vuelta de la esquina y tiene mucha experiencia. Está un poco oxidado, pero al final sale victorioso. Pero realmente tiene que pasar por mucho para llegar allí. Eso es lo que quería que la audiencia experimentara. Quería que el público pudiera identificarse con los personajes y no estar viendo una historia de superhéroes generada por computadora. [It’s] una historia realmente sucia y sangrienta con personas reales que luchan por sus vidas e intentan hacer un buen trabajo.

Sí, eso realmente se nota. Y un aspecto del realismo que realmente me gusta es que el personaje de Aaron sufre daños con el tiempo. De hecho, se tiene en cuenta en las peleas que ha desgastado. Al final, ya ha recibido sus lamidas. ¿Cómo es filmar esas escenas y asegurarse de tener el orden correcto? Son muchas lesiones a las que hay que prestar atención.

Es. Estás absolutamente en lo correcto. Planificamos las secuencias de acción con mucho cuidado. En realidad, la primera, que está en la azotea por la noche bajo la lluvia, la escribí. No estaba en el guión en absoluto, pero sentí que la película era un thriller de acción, duró demasiado sin una escena de acción. Entonces dije: “Necesitamos esta escena introductoria aquí para comenzar la película de la manera correcta”. Una cosa es lo que está en la página, en el guión. “Un grupo de tipos ataca al héroe y luego pelean”. Entonces tienes que idear la coreografía. Y lo hice junto con mi coordinador de especialistas y nuestro equipo de especialistas.

Pasamos semanas y semanas y semanas diseñando las secuencias. Es realmente como un baile. Y fui muy afortunado de tener un actor como Aaron que realmente puede hacer esas cosas. Primero, entrenó boxeo en su Rancho de Montana durante varios meses antes de que empezáramos a filmar. Y luego vino a Grecia durante varias semanas para trabajar con el equipo de especialistas y aprendió la coreografía de cada pelea. Entonces todos supimos exactamente qué iba a pasar en las peleas y en qué orden. Luego me reuní con los maquilladores y los diseñadores de vestuario. Y junto con el supervisor del guión, trazamos un mapa exacto: “Está bien, aquí lo golpean con esta cosa y sucede esto. Y aquí golpea al tipo y le sangran los nudillos”.

Realmente es como una tabla de lesiones para toda la película. ¿Cuáles son las lesiones? ¿Qué hay fresco? ¿Qué está curando un poquito? ¿Qué sigue siendo un hematoma? ¿Qué es un corte? ¿Qué tiene un vendaje? ¿Qué ya no necesita una venda? ¿Qué es una cicatriz? Es un proceso muy complejo, pero es divertido. Lo que hace que hacer este tipo de cosas sea mucho más fácil es tener un actor como Aaron que lo entienda. ¿Quién puede derrotar a doce tipos en una sola toma y no perder el ritmo? Por eso es muy divertido hacerlo.

Algo genial de esta película es que, si bien hay tantas secuencias de acción geniales, te tomas el tiempo para tener los momentos de los personajes. El personaje de Aaron tiene una gran trama de principio a fin. Y Aaron dijo que eres un poco blando cuando se trata de drama y que simplemente te encantan los elementos de los personajes. Entonces, ¿cómo fue equilibrar la acción con la historia personal?

Eso siempre es un desafío en estas películas. Porque para mí, si el público no se identifica con los personajes y no se preocupa por [them]lo único que te queda es una mega película CG que tiene que entretener con cosas locas que suceden todo el tiempo.

Pero si estás tratando de arraigarlo un poco más en la realidad, entonces realmente tienes que crear personajes con los que el público se identifique y se interese. Y sí, es agradable escuchar a Aaron decir eso. Porque soy un blando. Es gracioso porque todo el mundo piensa que soy un tipo duro y duro de acción. Pero me encantan los momentos de los personajes. Ya sea solo un personaje solo en una iglesia encendiendo una vela o él y su ex dialogando sobre su pasado… me encantan esos momentos.

Me encantan los momentos emotivos en las películas. Es el tipo de películas con las que crecí. Comenzando con Hitchcock y luego hasta los años setenta. Piensas en grandes películas de los setenta, piensas en Steve McQueen y The Getaway. Se trata de la confusión interna y de las cosas por las que están pasando en su vida personal. Entretejido, por supuesto, con una gran acción emocionante. Eso es lo que hace grandes películas para mí.

Quería preguntarte qué fue lo que más destacó de trabajar con Nina Dobrev. Porque hizo un gran trabajo al retratar a su personaje como capaz pero recién llegado al campo. Ella no tiene mucha experiencia. Eso quedó muy bien reflejado en la película.

Sí, Nina es simplemente una chica genial. Ella es una gran actriz y muy trabajadora. Tiene un gran sentido del humor, muy físico. A ella le encanta el desafío. Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa. Ella quería hacer toda la acción ella misma. Ella nunca tuvo miedo de salir lastimada, nunca fue una prima donna o una diva ni nada por el estilo.

[Nina] Realmente no había actuado antes, pero desde mi primer encuentro con ella me di cuenta de que ella era el tipo de persona que decía: “Dame el desafío y lo conquistaré”. Entonces pensé que hizo un trabajo increíble y me encanta la química entre ella y Aaron.

Queríamos dejar muy claro que esto no es un cliché, donde estas personas se enamoran entre sí en tres días. No es un romance, [it’s like an] aprendizaje. Aaron se convierte en su mentor y es el primero en tomarla bajo sus alas. Son un poco como las tortugas bobas. [at first], pero pronto se da cuenta de que el personaje de Nina es realmente el que era cuando empezaba. Y ahora es su trabajo protegerla y mostrarle este mundo. Entonces ella misma podrá tomar sus decisiones, quiera o no ser parte de ellas.

En 1993 dirigió Cliffhanger con Sylvester Stallone. Ahora, 30 años después, Sly está haciendo una secuela. ¿Cómo te sientes acerca de que esa historia sea retomada y continuada?

Para ser honesto, lo he intentado durante décadas. Siempre sentí que la película fue un gran éxito y fue una locura que no hubiera una secuela. Había más historia que contar.

Ahora, por supuesto, ha pasado mucho tiempo, así que no tengo idea de qué tipo de historia planean contar o cuál es el papel de Sly en ella. Pero les deseo la mejor de las suertes. Espero que no intenten reemplazar lo que hicimos con mucho CG. Porque creo que el público podrá decir que hicimos todo de verdad. Filmamos en picos de 12.000 pies en los Alpes italianos. Era algo real, como la secuencia inicial con la chica cayendo. Fue hecho de verdad. Ese cable estaba a 8.000 pies.

Es muy fácil para los estudios decir ahora: “Haremos todo en pantalla azul y crearemos todo digitalmente”. Espero que no hagan eso porque merece una secuela con el mismo espíritu del original.

También está próxima la trilogía de The Strangers, que es muy emocionante. ¿Cómo fue rodar tres películas al mismo tiempo? Porque parece una tarea tremenda.

Fue bastante loco porque literalmente compartimos algunas de las ubicaciones entre las tres películas. El lunes por la mañana filmaremos el episodio dos, el lunes por la tarde filmaremos el episodio uno y el martes por la mañana filmaremos el episodio tres. Por eso fue necesaria una tremenda concentración por parte de todos los departamentos, desde el vestuario hasta el maquillaje y la continuidad. Porque quería darle un toque y estilo diferente a cada capítulo. Para los actores, un verdadero desafío. [to always be] en el estado de ánimo adecuado. es realmente madelaine [Petsch]La historia de.

Es una especie de remake del original. Pretendemos que la secuela no existe en absoluto. Simplemente pretendemos que todo está basado en la película original y que es la historia de Madelaine. Sobrevive a duras penas al primer allanamiento de morada. Entonces, es su viaje. ¿Qué pasa con ella después de eso? Básicamente, las tres películas se desarrollan en cinco días. Es una historia muy extrema de una mujer joven y corriente en circunstancias extraordinarias y lo que le sucede. También es una oportunidad para mí, como fanático de la película original, de buscar respuestas a las preguntas que quedaron abiertas en la primera.

Entonces, traté de responder muchas de ellas y crear nuevas preguntas a lo largo del camino en las dos siguientes. Pero sí, respondiendo a tu pregunta, fue esquizofrénico rodar tres películas al mismo tiempo. Requirió mucho de todos, desde los actores hasta el equipo. Pero me lo pasé muy bien haciéndolo. Soy un director preparado. Planifico cada toma de antemano. Por eso siempre tengo una hoja de ruta muy clara en mi cabeza. Así que espero que eso quede claro cuando la gente vea las tres películas.



Source link